14 -12 – 2019 Recorrido por Fuentes de Ebro

                             NÚMERO DE ASISTENTES: 61

 

Esta excursión surgió como alternativa a la clásica del Belén Montañero, ya que llevábamos varías ediciones del mismo que no tenían el apoyo de nuestros socios y simpatizantes. ¿Motivos? Con exactitud no lo sabemos, pero entre otras causas pensamos que a nuestra gente no le gustan los domingos para ir a caminar, que debido a los recorridos cada vez más cortos para este evento no les apetecía madrugar para caminar tan pocos kilómetros, etc. en fin, que fuesen por los motivos que fueren no “molaba” dicha excursión.

Así que los responsables de la actividad “escurriendo, escurriendo” pensaron en proponer otra actividad similar pero en sábado y adaptando el recorrido a realizar a una premisa importante: “que estuviera cerca de alguno de los restaurantes donde sabemos por experiencia que se come bien” capítulo fundamental en nuestras excursiones de senderismo.

El resultado parece corroborar que se dio en la diana, pues si el año pasado la asistencia al Belén Montañero fue de 30 personas (de las cuales 8 no eran habituales a nuestras excursiones), en esta ocasión nos reunimos 61, todas “de los nuestros” que pudimos disfrutar de una primaveral mañana de senderismo por las proximidades de Fuentes de Ebro.

Como las buenas costumbres no se deben perder, la mañana comenzó con el consabido vino moscatel para “pasar” las pastas con que la empresa de autobuses nos recuerda todos los años para estas fechas que se acercan las fiestas de Navidad y que llegamos a la época en la que hay que ponerse “ciegos” de comer y beber cueste lo que cueste.

Saliendo de Fuentes de Ebro

No por ello perdonamos el bocadillo, que pasaba de las mochilas a los estómagos como por arte de magia y una vez dada buena cuenta de ellos y de los correspondientes cafés, nos decidimos a comenzar a caminar desde el mismo restaurante en dirección al destruido pueblo de Rodén cuyas ruinas siempre nos recordarán los desastres de las guerras a esta generación nuestra que ha tenido la suerte de no tener que vivir ninguna en nuestras carnes.

Continuamos hacia Roden
Hay que subir un poquico

La mañana soleada animó a más gente de la habitual a hacer el recorrido largo que no dejó pasar la oportunidad de acercarse hasta el poblado del Cabezo de la Horca datado en la Edad del Bronce (entre el año 800 y el 300 a.de C.).

El señor Pablo tirando del grupo

Antes de llegar al viejo Rodén y continuar hasta el pueblo nuevo donde las únicas señales de vida que vimos fueron cuatro gatos y el humo que salía de un par de chimeneas; alguien comentó que no tenía claro cual de los dos pueblos estaba más muerto. Y es que por desgracia la España vaciada existe y en Aragón sabemos bastante de ese tema.

En el poblado de la edad del hierro

A partir del nuevo Rodén, el camino se internó por la zona de huertas de Fuentes de Ebro, bien surtida de olivos repletos de aceitunas y abundantes pinos hasta a dicha población entrando en donde el río Ginel nos dio la bienvenida. En ese punto, ya se olía la comida que con tanto esmero llevaban preparando las cocineras del restaurante Elena desde hacía buen rato, así que ni decir tiene que ello provocó un acelerón en la marcha, tanto que hubo que esperar cerveza en mano a que nos llamarán para entrar a comer. La espera mereció la pena porque la comida estaba muy rica y quedaron pocas “sobras”.

L’andada en el viejo Roden

La jornada fue muy amena Ya sólo quedaba desear a todos nuestros socios y simpatizantes unas felices fiestas navideñas, que el año 2.020 nos traiga salud… y si nos toca algo en la lotería pues tampoco le haremos ascos.

29-11-2019 Senderismo urbano Otoño

NÚMERO DE ASISTENTES: 56

 

¡Pero que ganas de fiesta tenemos la gente de L’Andada! Abrir el periodo de inscripción para esta excursión de senderismo urbano “light” y producirse una avalancha de participantes fue todo uno, eso sí la inmensa mayoría a la pregunta obligada de “¿Vais a venir a andar?” la respuesta con distintas variantes era la misma: “No, es que no me deja mi madre”; “No, es que me ha dicho el médico que me cuide las rodillas que sólo hay dos para toda la vida”; “No, es que si ando me canso y luego no tengo gana de comer”….

No quiero seguir enumerando más “curiosas” excusas esgrimidas por algunos y algunas de nuestras gentes para no “cansaros” yo también. El caso es que hubo que volver a llamar a los profesores de la Escuela de Hostelería del TOPI-Picarral un par de veces más hasta que me dijeron: “Como máximo 60 personas…hasta que agrandemos el local, dentro de un par de años”.

Otoño total

Así las cosas, llegó el día de la excursión y contra todo pronóstico, 12 “aventureros” se decidieron a realizar la suave caminata desde el comienzo en el Puente del Tercer Milenio. ¡Qué listos! Porque la mañana estaba preciosa con un sol radiante que se unió a los caminantes y que le dio un plus de belleza al paisaje otoñal que había alfombrado de amarillo el suelo de las choperas que se asoman al río Ebro y que unido a las que quedaban todavía en la mayoría de los árboles que rodean el recinto de la antigua Expo, “provocaban” a los adictos a la fotografía a “desenfundar” sus móviles y cámaras para llevarse a sus casas esas imágenes.

Los mas andarines

Así iba transcurriendo la mañana, caminando y charlando que es la otra gran actividad de nuestras excursiones. Al llegar al Puente de la Almozara, se unieron otras dos personas más y ya en el Puente de Piedra, se llegó a la asombrosa cifra de “docena y media”.

Todos los caminantes

Por supuesto, en la puerta de la Escuela de Hostelería, estaba el resto de la muchedumbre. ¡Esto parece una boda! Dijo uno. ¡Buah! En cuantas bodas habrá menos gente, apostillo otra. El caso es que entramos a la sala donde ya nos estaba esperando un “ejército” de chicas y chicos que se habían pasado la mañana preparando el menú que en esta ocasión llevaba el sugestivo nombre de: “Una historia de otoño”, donde las setas eran el hilo conductor bien auxiliadas por otros ingredientes (berenjenas, solomillo de pato, ciervo, lombarda, etc.) que como dicen ahora los entendidos “maridaban” perfectamente con las “trompetillas”, “níscalos”y “rebozuelos” acompañados de los ricos vinos de Cariñena, Borja e incluso cerveza alemana. .

Camino al restaurante

El arroz caldoso de níscalos y solomillo de pato fue sin duda el plato estrella, pero del resto de entrantes, aperitivos y plato principal, quedó muy poco sobrante, por no hablar del postre que desapareció por arte magia de los platos.

En suma, que el personal quedó satisfecho y algunos que no quieren engordar, a la salida quisieron “quemar calorías” a toda costa, llegando incluso a ir caminando hasta…la parada del autobús. ¡Qué fuerte! ¡Que fuerza de voluntad!

 

9 -11 -2019 La Foz de Lumbier

                             NÚMERO DE ASISTENTES: 74

 

Hacía tiempo que teníamos entre ceja y ceja recorrer esta zona de Navarra y que mejores excusas que contemplar el otoño en este hermoso paraje… y volver a comer en el Hostal Latorre de Liédena (uno de nuestros favoritos desde hace muchos años).

Está claro que por un motivo ú otro, ó por los dos, nuestra gente se volcó en esta excursión y hubo que echar mano del autobús de 72 plazas y aún así se quedó gente en lista de espera amén de una pareja que no se lo quiso perder y se vino en su coche; eso es afición y lo demás…otra cosa.

Comienza la excursion

Todos estábamos muy ilusionados con el recorrido preparado y lo cierto es que no defraudó, porque después de un buen desayuno, la mañana siguió para todos con un sencillo pero ameno paseo que comenzó en las inmediaciones de Lumbier y que después de recorrer un curioso paraje plagado de esculturas en madera de la fauna autóctona, el sendero se internó por las orillas del río Salazar que nos permitió disfrutar de los hermosos colores otoñales que adornaban las elevadas casas de Lumbier y su antiguo puente.

Puente de acceso a Lumbier

Después de un tranquilo paseo hasta el parking de la Foz de Lumbier, el grupo se dividió en dos: los del recorrido corto bien conducidos por Alejandro.

Debe ser por aqui

Se internaron en la Foz atravesando un par de túneles con las linternas a pleno rendimiento y donde no faltó la música aportada por la corriente del río Salazar que bajaba bastante bravo después de las últimas lluvias caídas mientras los del recorrido largo se dispusieron a subir y subir (¡que manía la de ésta gente!) rodeando la foz por el corral de Alzueta y porque no había un sitio más alto.

Subiendo las crestas
Por el sendero de la orilla izquierda del rio Salazar

Total para aparecer en el mismo punto que los del recorrido corto: el Puente del Diablo, un bonito rincón desde donde se contempla una preciosa garganta que aprisiona al río entre sus enormes rocas.

Descendiendo hacia la foz

No faltaron a la cita las bandadas de grullas en su emigración hacia lugares cálidos ni las risas y chascarrillos que nunca faltan en nuestras excursiones. Sólo sobró la ligera lluvia que durante la última media hora no se quiso perder la excursión y eso que nadie la había invitado, pero ella es así y como bien dice un compañero de excursiones: “si queremos que el monte esté verde, bien tendrá que llover alguna vez”. A lo que alguna argumentó: “Bien podría llover por la noche”. Y enseguida saltó otra cuyo nombre no viene al caso: ”¡Como se nota que tu marido no es basurero!”

En plena foz de Lumbier

Como aún quedaban ganas y fuerzas para continuar, más de uno y más de cuatro prolongaron el camino hasta la misma puerta del Hostal Latorre pasando por el pueblo de Liédena enclavado allá en lo alto, mientras los demás regresaban hasta el parking de la Foz donde el autobús estaba esperando para llevarlos al restaurante.

No saben que hacer para lucir sus paraguas

En esta ocasión hubo tres nuevos “fichajes” que se sintieron muy a gusto con el ambiente del grupo…y con la abundante y rica comida que nos sirvieron después de terminar de caminar y ya sólo quedaba el trámite de regresar a Zaragoza de las manos habilidosas de César nuestro conductor que era la primera vez que venía con nosotros y que se admiró de lo bien que soplaban alguno de nuestros compañeros… y es que los chupitos hacen milagros.

28 – 08 – 2019 Cantabria al completo

                                     U.S.C.T.Z.

                VIAJE: “CANTABRIA AL COMPLETO”  

 

DIAS 28 AGOSTO al 4 de SEPTIEMBRE del 2019

 

    DIA 28 (Miércoles).- ZARAGOZA – CASTRO URDIALES – SANTILLANA DE MAR – ISLA.

Salida en autobús desde Zaragoza a las 7’00 (Museo Pablo Serrano) y llegada prevista a CASTRO URDIALES (332 Km.) a las 11’30, con una parada a mitad de camino. Visita de esta villa catalogada como Conjunto Histórico- Artístico donde destacan el Castillo del siglo XIII, la ermita de Santa Ana con unas vistas espectaculares y la Iglesia de la Asunción (la más importante del gótico del norte). Ya en el pueblo, el Ayuntamiento (siglo XVII), las calles Mayor y Ardigales, algún lienzo de la muralla, el Mercado y el conjunto de edificios Ocharán. Desplazamiento a ISLA (51 Km.) y ALMUERZO en el Hotel Olimpo**** (NOTA: 8 /10) donde nos alojaremos durante todo el viaje. Por la tarde, nos acercaremos a SANTILLANA DE MAR (70 Km.) para visitar esta villa medieval donde todo el casco antiguo es una sucesión de monumentales casas y palacios que ya en 1.943 le valió para ser catalogada como Conjunto Histórico-Artístico. Al terminar la visita, regreso al hotel, CENA y ALOJAMIENTO.

   DIA 29 (Jueves).- SANTANDER. Desayuno y traslado a SANTANDER (45 Km.) donde haremos una visita guiada de la capital de Cantabria, una              ciudad señorial y llena de encanto. Pasearemos por el Barrio Pesquero, Paseo y Jardines de Pereda con bonitas vistas de la Bahía, para dirigirnos luego al Centro Histórico donde veremos la Catedral, la Plaza Porticada, los edificios del Banco España, Banco Santander y Correos, Ayuntamiento, Parlamento de Cantabria y Mercado de la Esperanza. ALMUERZO y continuación de la visita para ver el Parque y Palacio de la Magdalena, el Gran Casino del Sardinero, Hotel Real y un paseo en barco por la Bahía de Santander. Al terminar la visita, regreso al hotel, CENA  y ALOJAMIENTO.

DIA 30 (Viernes).- PARQUE NATURALEZA DE CABÁRCENO – LIÉRGANES – NACIMIENTO RÍO ASÓN. Desayuno y salida hacia el PARQUE DE LA NATURALEZA DE CABÁRCENO (43 Km.) un conjunto kárstico que se extiende sobre 700 Has. de una antigua explotación minera con afiladas formaciones rocosas verticales casi surrealistas, donde conviven en semilibertad osos, elefantes, hipopótamos, etc. en este macro zoológico. Haremos un recorrido a pie para disfrutar de este singular paraje (que incluso cuenta con dos lagos) hasta la hora del ALMUERZO. Por la tarde, visita de LIÉRGANES (17 Km.) un pequeño pueblo declarado Conjunto Histórico-Artístico desde 1.978. Está asentado a los pies de dos montículos (“Las tetas de Liérganes”) y cuenta con varios edificios clásicos de los siglos XVIII y XIX, la famosa Cruz de Término símbolo de la montaña y un puente del siglo XVI, en el Barrio de la Rañada, el Palacio ó casa del indiano Juan de Cuesta, el Palacio-Museo de Elsedo* y la iglesia de San Pedro. Hay además dos balnearios, dos molinos harineros y una presa del siglo XIX. A 35 Km. el PARQUE NATURAL DEL RÍO ASÓN con bonitas cascadas que visitaremos a continuación. Al terminar la visita regreso a ISLA (68 Km.) CENA y ALOJAMIENTO.

 DIA 31 (Sábado).-  DESFILADERO DE LA HERMIDA – LEBEÑA – FUENTE DÉ – POTES. Desayuno y salida hacia el DESFILADERO DE LA HERMIDA (126 Km.) para conocer esta impresionante garganta de 15 Km. cuyo recorrido resulta sobrecogedor. Pararemos en LEBEÑA (8 Km.) para visitar su Iglesia del siglo X sin duda la mejor muestra de arquitectura mozárabe de Cantabria (Bien de Interés Cultural). De allí a FUENTE DÉ (32 Km.) donde subiremos al teleférico para disfrutar de las preciosas vistas de los Picos de Europa que ofrece el MIRADOR DEL CABLE.  De regreso a POTES (22 Km.) parada para visitar el Monasterio de Sto. Toribio de Liébana. ALMUERZO en POTES (el típico Cocido Montañés) y por la tarde visita de su casco urbano lleno de encanto (Bº del Sol, Torre del Infantado, Bº de la Solana, etc.) que le ha valido ser declarado Monumento Histórico- Artístico. Al finalizar la visita, regreso a ISLA (140 Km.) ALOJAMIENTO y CENA.

   DIA 1 (Domingo).-  REINOSA (Nacimiento del río Ebro) – BARCENA MAYOR – CUEVA DEL SOPLAO. Desayuno y traslado a REINOSA (103 Km.) donde visitaremos la Iglesia de San Sebastián (declarada Monumento Histórico-Artístico), el edificio de la Casona, la Casa de Pano y el Parque de Cupido antes de acercarnos hasta la Colegiata de Cervatos (6 Km.) y el Nacimiento de río Ebro (10 Km.) en medio de un atractivo paraje natural. De allí, nos iremos a BÁRCENA MAYOR (39 Km.) el pueblo más antiguo de Cantabria declarado Conjunto Histórico Artístico con sólo dos calles, pero llenas de rincones y plazuelas sorprendentes con casas de los siglos XVI y XVII y un hermoso puente del siglo XVI. ALMUERZO y traslado a LAS CUEVAS DEL SOPLAO (40 Km.) situadas en un entorno de gran belleza que guardan en su interior un auténtico paraíso natural con impresionantes formaciones de estalactitas y estalagmitas excéntricas. Se recorre un tramo de 1’5 Km. en un tren minero. Regreso a ISLA (100 Km.). CENA y ALOJAMIENTO.

   DIA 2 (Lunes).-   SAN VICENTE LA BARQUERA – PARQUE NACIONAL DE OYAMBRE – COMILLAS. Desayuno y salida hacia SAN VICENTE DE LA BARQUERA (94 Km.) villa declarada Conjunto Histórico Nacional donde todo es hermoso (Bº Pesquero, Iglesia de Sª Mª de los Ángeles, Ayuntamiento, Castillo del Rey,Ermita de la Virgen de la Barquera con unas espectaculares vistas, etc.). De allí nos acercaremos al PARQUE NACIONAL DE OYAMBRE (1’6 Km.) para disfrutar de este entorno natural donde las dunas y los acantilados se mezclan con las playas, prados y bosques. ALMUERZO y traslado a COMILLAS (12 Km.) para visitar la “Villa de los Arzobispos” donde destacan: Palacio y Jardines de Sobrellano, la niversidad Pontificia, el Capricho de Gaudí, el Cementerio de San Cristóbal y el Monumento al Marqués de Comillas, cerca de la Casa del Duque desde donde se obtienen las mejores vistas del casco urbano y las playas. Regreso a ISLA (86 Km.), CENA y ALOJAMIENTO.

   DIA 3 (Martes).-  RUTA DEL CARES (ó MAÑANA DE PLAYA) – CARMONA -DUNAS DE LIENCRES. Desayuno y salida OPCIONAL hacia PONCEBOS (141 Km.) para recorrer A PIÉ la Garganta divina del Cares por una estrecha senda que recorre uno de los más impresionantes paisajes de España rodeado de farallones de más de 1.000 metros de altura a lo largo de sus 11 Km. (NO RECOMENDABLE PARA LOS QUE SUFRAN VÉRTIGO). PRECIO: 20 € (15 PERSONAS MÍNIMO). Los que no deseen participar, mañana libre para pasarla en la playa, ir de compras, etc. Tras el ALMUERZO en el hotel, saldremos hacia CARMONA (99 Km.) Conjunto Histórico-Artístico desde 1.985 es un claro ejemplo de arquitectura montañesa con numerosas casas típicas, entre las que destacan el Palacio de los Mier; detrás de este palacio, en la calle del Sol, tres casonas del siglo XVII y muy cerca, la Iglesia Parroquial del siglo XVI, la Ermita de San Roque (siglo XVII) y a las afueras, la Ermita de la Virgen de las Lindes desde donde se contemplan unas hermosas vistas de Carmona. Otro aliciente es la elaboración artesanal de las típicas albarcas montañesas. Al terminar la visita iremos a LAS DUNAS DE LIENCRES (56 Km.). Al finalizar, regreso a ISLA (53 Km.). CENA y ALOJAMIENTO.

  DIA 4 (Miércoles).- ISLA – BILBAO – ZARAGOZA. Desayuno y salida hacia BILBAO (81Km.) donde realizaremos una visita al Museo Guggenheim.ALMUERZO ESPECIAL y al finalizar éste, traslado a ZARAGOZA (302 Km.) para llegar sobre las 21’30. FIN DE VIAJE.

EL PRECIO INCLUYE: Todo lo especificado en el Programa, incluidas las bebidas en comidas y cenas  Alojamiento en el hotel indicado y régimen de Pensión Completa todo el      recorrido. GUÍA LOCAL en Santander. Seguro de viaje, Guía acompañante durante todo el viaje y PROPINAS.ENTRADAS INCLUIDAS: Parque Cabárceno, Teleférico de Puente Dé, Cuevas del Soplao, Palacio de               Elsedo, Parque Nacional de Cabárceno, Museo Guggenheim, paseo en barco por la Bahía de Santander, Catedral de Santander, Palacio de la Madalena, Iglesia de Lebeña, Castillo del Rey, Palacio y Jardines de Sobrellano e Iglesia Sª  Mª de los Ángeles en San Vicente de la Barquera.

SE LLEVARÁ  A CABO LA TOTALIDAD DEL PROGRAMA SALVO IMPONDERABLES QUE PUEDAN SURGIR

 

EL VIAJE SERÁ: “NUESTRAS CANCIONES FAVORITAS”

Inscripciones (MAXIMO 2 por persona), Presentando fotocopia del DNI hasta completar las plazas reservadas, martes y jueves de 11 a 13,30. Preferencia SOCIOS hasta el JUEVES 11 de Abril de 2.019.    

   Teléfonos: 976 – 70 76 39 y 976 – 70 75 92         PLAZAS LIMITADAS

PRECIO:           SOCIOS:   En Hab.  Doble   660 €.  (Mínimo 52 personas)

NO SOCIOS:     “     “        “     700 €.

Suplemento habitación individual: 195 €;      

           Los asientos del bús para todo el viaje se asignarán por riguroso orden de pago de 150 € por persona en el momento de la inscripción, que se deberán descontar del total del precio, al pagar el resto del viaje. El resto del importe del viaje se deberá abonar antes del 20 de JUNIO, en la cuenta de Viajes EROSKI de LA CAIXA: 2100-0732-21-0200497486, en cualquier sucursal de LA CAIXA poniendo como concepto: “VIAJE A CANTABRIA – TELEFONICA”.

                   EL JUSTIFICANTE DEL PAGO SE ENTREGARÁ EN LA CULTURAL

    Para que no os cobren comisión, se puede hacer el ingreso en la Agencia de Viajes con Tarjeta (C/Asturias Nº 2), por Internet ó bien en metálico en cualquier cajero de La Caixa. Por supuesto los que tengáis cuenta en dicha entidad no os cobrarán comisión.       

Está a vuestra disposición la página web de la Cultural que es: http://culturalz.es

19 – 10 – 2019 Recorrido por El Pituelo (Agüero)

                             NÚMERO DE ASISTENTES: 68

 

Este año tocaba. Mariano Alcubierre nos propuso un nuevo recorrido por los alrededores de su segunda residencia y como lo tenemos tan claro que cuando Mariano propone algo, siempre son recorridos “pata negra” enseguida le dijimos que adelante con los faroles.

Para mas garantías, contó en esta ocasión con el inestimable punto de vista femenino que aportó esa rubia que le suele acompañar desde un buen puñado de años (Merche creo que se llama) que además se encargo personalmente de guiar a los de la excursión CORTA, que por cierto en esta ocasión estuvo muy igualada la participación con el recorrido LARGO.

La jornada comenzó con el “sagrado desayuno” no porque lo celebráramos en la iglesia de Ayerbe, sino porque si una cosa tenemos claro los de L’Andada es que lo primero es la devoción (léase almuerzo, cerveza al final del recorrido, comida y algunos hasta chupito) y después la obligación, ó sea caminar…si queda tiempo, que siempre queda, faltaría más.

Primera foto de grupo

Una breve parada para sacar la foto de Agüero protegido por sus espectaculares mallos antes de comenzar a caminar, fue el preámbulo de una hermosa mañana de senderismo donde además nos acompañó una climatología de lo más amable. Así las cosas, sólo quedaba dejarnos conducir por donde Mariano y Merche nos quisieran llevar y disfrutar del hermoso paisaje, de los colores otoñales que empezaban a entreverse y de la charla amigable cuando las cuestas lo permiten.

Lo segundo … los paparazzis

Ambos recorridos fueron del agrado de la concurrencia que pudo conocer ó reconocer esta preciosa zona prepirenáica donde los guías daban toda clase de explicaciones a los más curiosos. Así fuimos adentrándonos en el Barranco Pituelo, una espectacular grieta que atraviesa el paisaje con enormes simas y espectaculares cuevas donde el personal se hizo fotos abundantes. La falta de agua, impidió ver correr las cascadas de las que sólo se adivinaba el rastro que con el paso de los años ha erosionado el curso de las mismas, pero contra eso ni siquiera Mariano pudo hacer nada.

Comenzando la excursión

Un breve descanso para el refrigerio habitual antes de continuar recorriendo la sierra de Santo Domingo, hasta que en un momento dado, Mariano “ordenó” tomar el camino de regreso hasta Agüero donde ya tenían preparada la cerveza bien fresquica para quitarnos el polvo del camino.

El refrigerio
Los de la larga

Ya sólo quedaba acercarnos hasta el vecino pueblo de Riglos, donde nos estaban esperando sus famosos mallos donde como siempre no faltaban los escaladores intentando llegar a lo más alto de los mismos. Pero enseguida “pasamos” de los escaladores para entrar a comer al Refugio de Riglos una apetitosa comida casera servida con diligencia por el personal del refugio.

Todavía nos quedó tiempo para hacer una parada en Ayerbe y dejar sin tortas ni pan a los vecinos del pueblo que tomaron buena nota de la matrícula del autobús para prohibirle el paso en el futuro, ya que tuvieron que marchar a comprar el pan para la cena al pueblo de al lado. Lo que ellos no saben es que era el último viaje de este autobús al que le ha llegado la hora de la sustitución por otro más moderno.

Sólo quedaba ofrecerles a Merche y Mariano una merecida ovación por lo bien que lo habían hecho y de paso “comprometerlos” para que sigan invitándonos a seguir conociendo otros rincones de la zona que tan bien conocen.

Nuestro guía y sus colegas

21-09-2019 Astun – Pico de los Monjes

NÚMERO DE ASISTENTES: 43

 

Como suele ocurrir todos los años, el verano parece agudizar la pereza en parte de nuestros fieles seguidores a los que les cuesta tanto trabajo volver a la buena senda de las andadas como a algunos niños el regreso al colegio.

Pese a los desvelos de María José y Norberto por amontonar los atractivos de sus recorridos (ellos siempre se preparan 4 ó 5 alternativas distintas para no dejarnos demasiado “averiados” en esta primera cita otoñal) fuimos al final 43 los participantes en esta excursión.

No sólo la pereza contribuyó a la baja participación, sino que los meteorólogos pusieron su “granito de arena” con sus predicciones catastróficas para el fin de semana que revistieron de agua abundante en la zona pirenaica. Y una vez más y van…. volvieron a fallar estrepitosamente, porque afortunadamente la lluvia brilló por su ausencia durante toda la jornada y lo único que “mojó” a nuestra gente fue el vino durante la comida.

La mañana comenzó dedicándole un emocionante minuto de silencio al recuerdo de nuestra compañera Pilar Maldonado que el pasado mes de julio nos dejó después de habernos acompañado en infinidad de excursiones a lo largo de muchos años. Descanse en paz.

Después de almorzar con buen apetito en la Cafetería “El Andén” de Canfranc-Estación, nos trasladamos a la estación de esquí de Astún para dar comienzo a los recorridos previstos y nada más dar el pistoletazo de salida, comenzó la división del personal. Como de costumbre, María José se llevó el gato al agua de la mayoría de participantes (alrededor de 30) lo cual “cabreó” a Norberto que sólo consiguió arrastrar a una docena.

Comienza la excursion

¿Consecuencias? pues que comenzó a “meter caña” en la subida al Ibón de las Truchas lo que provocó que media docena se pisaran la lengua antes de conseguir articular las palabras mágicas: “Coño, afloja que nos vas a matar”.

Primera parada para posar

Obediente como pocos, Norberto “frenó” y ya sólo hubo que volvérselo a recordar media docena de veces. Con fuertes resoplidos llegamos al Ibón de las Truchas y allí nos reagrupamos para ya por territorio más “amigable” alcanzar el Ibón de Escalar también conocido cono el Ibón de las Ranas, punto de refrigerio, de fotos y de replanteamiento de objetivos.

Ibón de Escalar

Después de mirar el reloj y la cara de los senderistas, se decidió continuar hasta el Col de Los Monjes, un extraordinario mirador sobre territorio francés donde el Midi d’Osso es el rey, aunque en esta ocasión parecía tener un ataque de vergüenza y se cubrió de nubes que nos impidió verlo en todo su esplendor. No obstante el paisaje nos compensó de sobras del esfuerzo empleado en llegar hasta allí.

Invadimos Francia

El regreso ya fue coser y cantar llegando al restaurante del Hotel Villa de Anayet con la “gana” en su punto para dar comienzo al consabido recital de comer y beber sin dejar ni rastro de los platos que nos sirvieron y que una vez más complacieron a la muchachada.

Aún hubo tiempo después de la comida para los solicitadísimos masajes de María José a la que cada año se le amontona el trabajo más y más. Ella tan complaciente, sólo paró de dar masajes en la escalera del autobús cuando este hizo amago de arrancar.

Y ya sólo quedaba el regreso a Zaragoza que fue de lo más pacífico gracias a los efectos del cansancio…y del vino de Cariñena servido en la comida que contribuyó lo suyo a la siesta colectiva de la mayoría de los colegas.

29-05-2019 Senderismo Urbano – Ruta de los Parques

                             NÚMERO DE ASISTENTES: 42

 

A pesar del obligado cambio de fechas por motivos escolares, en esta ocasión conseguimos reunirnos para realizar esta clásica excursión urbana de Primavera 42 personas …y porque en la Escuela de Hostelería se negaron en redondo a concedernos más plazas, más que nada por que la Ley de Impenetrabilidad de los Cuerpos lo hacía imposible, motivo por el cual unos cuantos amigos se quedaron en lista de espera.

Otro tema fue los que nos juntamos para caminar y eso que en esta mañana primaveral y ventosa la sorpresa fue tremenda cuando a la hora de comenzar a caminar nos juntamos hasta trece personas para hacer el recorrido largo y más sorprendente aún resultó la presencia de Piedad, una desconocida para nosotros y que sólo vino a caminar y es que “hay gente pá tó” como hubiera dicho el castizo.

Los de la larga

Después de recorrer los jardines que rodean el Palacio de la Aljaferia, nos acercamos hasta el cercano Parque del barrio Delicias donde en tiempos llegó a existir un castillo (el Castillo Palomar). Durante el recorrido fuimos conociendo historias relacionadas con el paraje hasta “aterrizar” en el Parque de la Sedetania donde hay un circuito para entrenar a gente invidente por parte de la ONCE. Varios de los caminantes se sorprendieron al conocer estas zonas verdes y ello fue motivo de conversación durante un buen rato.

En el parque Palomar

Ya con la hora ajustada, nos acercamos hasta el Parque Delicias donde se unieron al grupo otras tres personas más aumentando con ello el nivel de asombro. ¡Pero si casi vamos caminando más gente que en el autobús! se oía a los “más veteranos”.

En el parque Delicias

En fin, todavía quedaba el recorrido por el Parque Hispanidad antes de entrar en el Barrio de Valdefierro y sorprender a todo el mundo con la visita al Parque Emergente diseñado por los vecinos del barrio y pendiente todavía de una ampliación.

Tan sólo quedaba acercarnos hasta el Parque Oliver para completar el recorrido hasta llegar a la Escuela de Hostelería de Miralbueno donde los alumnos y alumnas ya nos estaban esperando con una comida compuesta por media docena de platos a cada cual más exótico y sabroso bien regados con estupendos vinos de la tierra y para finalizar un rico postre y un café especial.

En plena faena

En suma, una jornada de lo más agradable y la gente a la salida preguntando si se podían apuntar para la próxima comida.

1-06-2019 Las Fuentes de Tobed

                             NÚMERO DE ASISTENTES: 49

 

Después de algunos años, el compañero Bernardo se decidió a preparar una excursión por Tobed, un pueblo con mucho mérito porque acoger como hijo adoptivo a un elemento como Bernardo indica que como mínimo son gentes con una buena dosis de paciencia, si bien es igualmente cierto que pocos nativos de Tobed harán tanta y tan buena propaganda de esa tierra de la comarca de Calatayud.

En esta ocasión, Bernardo nos sorprendió con un recorrido que partiendo de Santa Cruz de Grio, nos fue adentrando hasta las orillas del río que da apellido a este pueblo que a pesar de la cercanía con Tobed, pertenece a la Comarca de Valdejalón.

El Señor Director

Pocas veces había visto el bueno de Bernardo tanta agua (es un decir) por el camino que conduce hasta Tobed y hubo que “chapotear” un poco en un par de ocasiones antes de comenzar a avistar las primeras casas de Tobed y la figura inconfundible de su Iglesia de la Virgen, una excelente muestra de arte mudéjar.

Cruzando el rio Grio

En este punto, algunos componentes de L’Andada (los más “flojos”) decidieron que ya habían pasado bastante calor y con la excelente excusa de hacer la visita guiada del pueblo, donde se incluía la panadería “de lujo” y el bar con una terraza espectacular, pues dejaron a los “insaciables tragamillas” que se brearan durante un buen rato hasta llegar a la Fuente de Molina, un popular paraje acondicionado como área de descanso junto a un refugio forestal donde nos estaban esperando tres murciélagos colgando de su techo.

Entrando en Tobed

Los 17 valientes que llegamos a este punto, pudimos dar fe de la inteligencia de las gentes del lugar que suben hasta este paraje…pero en coche y después de refrescarnos e hidratarnos convenientemente con el agua de la fuente, sólo hubo una manera de “arrancar” de allí: recordando al personal que los del restaurante se habían negado en redondo a subirnos la comida hasta la fuente.

Posado para la historia

Así las cosas, emprendimos el regreso que en cuanto comenzó a notarse el aroma de la cerveza fría que salía del bar de Tobed, puso alas a más de uno, pero vana ilusión, porque la hora se nos había echado encima y quedó el tiempo justo para que Bernardo (que en el fondo es un pedazo de pan) entrara a su casa para sacarnos una caja de cerezas “fresquicas” que hicieron que su número de “likes”aumentara una barbaridad y más que hubiera logrado si la caja hubiera “rulado” convenientemente, pero un extraño atasco en la zona del fondo del autobús hizo que las protestas duraran hasta la entrada a Almonacid de la Sierra, con poco éxito ya que no hubo manera de volver a echarnos más cerezas a la boca.

Los del recorrido mediano

En el “Mesón de los 20 platos” para paliar el déficit de la cerveza, nos estaban esperando con unos cuantos cuencos de sopa “calentica” que hizo desaparecer como por encanto “el frío” pasado durante toda la mañana, de tal manera que cuando llegaron el resto de viandas, comenzó la habitual sesión de magia que tiene lugar en todas nuestras excursiones: la comida desaparece como por encanto.

Después de dar buena cuenta de las ensaladas, garbanzos, carrilleras y bacalaos, todo bien regado con vino de la tierra, llegó la hora de los postres y más de uno, pudo ¡por fin! comer cerezas aunque nada tenían que ver con las de Bernardo, salvo que llevaban rabo y tenían hueso dentro.

Una cerrada ovación se llevo el bueno de Bernardo cuando todo el autobús sin excepción se puso de acuerdo para agradecerle todo el “mal” que se había dado para que la jornada fuera perfecta y eso que muchos no sabían que incluso había retrasado el parto de la dueña del bar de Tobed para no tener que buscar deprisa y corriendo otro lugar para desayunar.

Con los mejores deseos para el verano que se nos está echando encima y que hace que la actividad de Senderismo se aparque hasta Septiembre, nos despedimos con fuertes abrazos al llegar a Zaragoza.