23-02-2019 La ruta del río Aguasvivas

                             NÚMERO DE ASISTENTES: 68

Después de la excursión clásica con que se comienza todos años siguiendo las huellas del Cid, en esta ocasión nos decidimos para el mes de Febrero a visitar una zona un tanto peculiar: la Comarca del Campo de Belchite y dentro de ella, descubrir un rincón poco conocido pero no exento de encanto: El Pozo de los Chorros.

DISPUESTOS A CAMINAR

La jornada comenzó siguiendo las buenas costumbres de nuestro grupo: un buen desayuno en el restaurante Nª Sª del Pueyo a la entrada de Belchite donde nos estaba esperando Manolo, su dueño, con una barra tan bien surtida que a más de uno “se le olvidó” que llevaba bocadillo en la mochila y se decantó por un buen torrezno, unos chorizos y longanizas fritas y otras “delicatessen” que según Manolo estaban exentas de colesterol para no crear mala conciencia a nadie.

CAMINO DEL SANTUARIO

Salimos de allí con más ganas de echarnos una pequeña siesta que de caminar, pero la mañana estaba tan hermosa que pronto se nos pasó ese “mal momento” y tras echar una mirada a las ruinas del viejo pueblo de Belchite, que siguen ahí mostrando los desastres de la guerra, para que no se nos olvide, pues es bien conocido que un pueblo que olvida su historia está condenado a repetirla, comenzamos a caminar los dos grupos bien definidos: “los de la CORTA” y “los de la LARGA”,

Los de la CORTA, que siempre tiene más poder de convocatoria (yo no se que les da Alejandro), se dirigieron sin pérdida de tiempo en busca del Pozo de los Chorros, mientras los de la LARGA, por la cosa de andar más rato (¡que manía, la de esta gente!) se “embalaron” hacia el santuario de Nª Sª del Pueyo que se encuentra a unos 4 Km. de Belchite.

`POR LA VIA VERDE DE EL ANTIGUO FERROCARRIL DE UTRILLAS
HACIA LA VIRGEN DEL PUEYO
EL POZO DE LOS CHORROS
EN LA HERMITA DE LA VIRGEN DEL PUEYO

Bien acompañados todos por un sol espléndido que pronto empezó a colorear con un tono rojizo algunos cuellos y narices sobresalientes, se fue dando buena cuenta de los recorridos preparados con mucho mimo por nuestro compañero José Luís Romanos y sus dos fieles escuderos, Alejandro y Antonio para que la jornada resultara lo más agradable y atractiva posible. Más de uno se sorprendió al ver una cascada en plena zona esteparia belchitana y todavía más cuando llegamos al pequeño pero curioso pueblo de Almonacid de la Cuba, donde nos estaba esperando María Antonia y su esposo el pintor Jesús Barranco, supervivientes de una diáspora de 40 años en Estados Unidos, para mostrarnos como dos personas mayores pero con ideas nuevas y ganas de hacer cosas, han transformado este pueblo con las pinturas de Jesús en un buen número de fachadas del pueblo y la gracia y simpatía de María Antonia para explicar la historia de Almonacid desde los albores del siglo I cuando los romanos construyeron esa maravilla de obra de ingeniera que es la presa romana que dejó boquiabiertos a los que no la conocían hasta nuestros días.

SALIENDO DEL POZO DE LOS CHORROS
INICIANDO LA RUTA DE LAS PASARELAS
ARRIESGANDO A TOPE
CAMINADO POR ALMONACID DE LA SIERRA
FOTO FAMILIAR

Sólo faltaba la guinda para completar el día y esa la pusieron en el Restaurante Elena de Fuentes de Ebro, José y sus colaboradores, léase cocineras, camareros y camareras que entre todos nos deleitaron con una exquisita y abundante comida bien regada con vino de Cariñena.

A los postres, le ofrecimos un sencillo y cálido homenaje a nuestro compañero Blas que tantos años se dedicó con gran acierto a preparar viajes y excursiones para todos miembros de la Cultural, además de llevar la contabilidad de todas actividades de la misma, lo cual no es moco de pavo; el bueno de Blas muy emocionado apenas encontró un hilo de voz para agradecer la más que merecida gran ovación que todos en pie le tributamos.

La fiesta terminó cuando las manecillas del reloj se acercaban a las seis de la tarde y por los comentarios al regresar a Zaragoza, parece que la jornada fue del agrado de la mayoría y todo el mundo preguntaba cuando salía el anuncio para la próxima excursión para procurar no quedarse sin plaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.