25-02-2017 Caminando por la sierra de Algairén

NÚMERO DE ASISTENTES: 71

Conforme va pasando el tiempo, cada vez son más l@s componentes de nuestro grupo de senderismo que se deciden a proponer recorridos por su patria chica y en esta ocasión fue el amigo Eduardo Almenara el que se comprometió a enseñarnos un tramo de la Sierra de Algairén que él tan bien conoce desde niño cuando correteaba por las calles de su Almonacid de la Sierra natal. Y la excursión tuvo tirón desde el primer día que se publicó de tal manera que no sólo se llenó el autobús grande, sino que incluso hubo cuatro compañeros que se acercaron con su coche para no perdérsela.

Mucho se devanó los sesos a la hora de elegir un recorrido que dejara a su pueblo en lo más alto del podium y a fé que lo logró porque si bonito y exigente fue el recorrido, el solamente sabe lo que le debió de costar conseguir un día que más que de últimos de febrero parecía de mitad de mayo. Ninguno de los que fuimos a hacer el recorrido un mes antes, nos podíamos imaginar que en un mes iba a cambiar tanto el tiempo, pues aquel día la nieve cubría buena parte del camino.

Fuera como fuese, el caso es que los 71 senderistas nos beneficiamos de la bondad del tiempo que ya había hecho explotar el florecimiento de los almendros lo que supuso un plus de belleza al encanto del recorrido. En esta ocasión el grupo de “marchos@s” fue más numeroso que en otras ocasiones a pesar de que algun@ andaban con la mosca en la oreja de si podrían completar toda kilometrada. Nadie se “rajó” y bien que se alegraron de ello, cuando fuimos pasando por los puntos más emblemáticos del recorrido: La Replaceta, la Senda de la Lechera, el mirador de la Hermana, el valle de Mesomero, los múltiples pasos del río Tierna, el valle del Amor…

Cuando la excursión finalizó en la Plaza Mayor de Almonacid de la Sierra, toda cerveza de los bares de la plaza fue poca para saciar tanta sed, en medio de los comentarios sobre la bonita jornada de senderismo vivida. Luego una comida espléndida en el “Mesón de los 20 platos” que una vez más no defraudó a nadie y el buen vino de la tierra, hicieron despertar la lengua de casi tod@s, organizando un guirigay de órdago.

Para finalizar la jornada, Carlos el alguacil del pueblo y buen amigo de Eduardo Almenara nos enseñó la Bodega Municipal y la antigua Bodega Moneva donde además de poder contemplar como se elaboraba antiguamente el vino de forma artesanal, más de uno se amorró a una teja por donde el bueno de Carlos les iba echando vino de una añeja cuba entre las risas de los asistentes a la curiosa ceremonia.

Con buen humor emprendimos el regreso a Zaragoza pensando ya en la próxima excursión que transcurrirá por el Serrablo altoaragonés.

Almonacid a nuestra llegada
Almonacid a nuestra llegada
Saliendo de Almonacid
Saliendo de Almonacid
Comenzando con ganas
Comenzando con ganas
Primeras rampas de la sierra
Primeras rampas de la sierra
Ascendiendo al Collado de La Hermana
Ascendiendo al Collado de La Hermana
Desde el mirador de La Hermana
Desde el mirador de La Hermana
Desde el mirador de La Hermana
Desde el mirador de La Hermana
Llegada a La Replaceta
Llegada a La Replaceta
Aquí se acaba lo bueno
Aquí se acaba lo bueno
Subiendo al Collado de Los Lobos
Subiendo al Collado de Los Lobos
Bajando hacia Almonacid
Bajando hacia Almonacid
Perfil
Perfil
TRACK
TRACK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *